Protocolo de Nagoya, Conservación y sostenibilidad de los recursos genéticos

La Secretaria del Ambiente, a través del Proyecto ENPAB, realizó este viernes 8 de abril, ante el Comité Asesor, la presentación del producto final de la Consultoría Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios que se Deriven de su Utilización.

El Protocolo de Nagoya es un acuerdo internacional de  carácter vinculante que implementa el tercer objetivo del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), que contempla el establecimiento de un régimen internacional para la distribución justa y equilibrada de los bienes emanados del empleo de los recursos genéticos. Paraguay es Parte del CDB desde el año 1993,  y es a través del Proyecto ENPAB que se propone cumplir con los compromisos adquiridos en el marco de este convenio.01

La Meta de Aichi 16 establece que para 2015, el Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios que se Deriven de su Utilización estará en vigor y en funcionamiento, conforme a la legislación nacional. Buscando que los beneficios que surgen de la utilización de los recursos genéticos se compartan en forma justa y equitativa.

 La presente consultoría a cargo de la Lic. Silvia Fernadez da Rosa, tiene por objetivo contribuir a facilitar el cumplimiento de la Meta de Aichi No. 16 y del Plan Estratégico global en relación a los recursos genéticos, proponiendo una Hoja de Ruta para la implementación del Protocolo de Nagoya en nuestro país.

 Tanto el Plan Estratégico como las Metas de Aichi, fueron elaborados a fin de servir como un marco de referencia orientativo para que los países establezcan sus propias metas nacionales y estrategias acordes a sus realidades, teniendo en cuenta al mismo tiempo, que el objetivo final es proteger y conservar la diversidad biológica mejorando sus beneficios para las personas.

                                      

 Uso sostenible de los recursos genéticos

De acuerdo a lo establecido en el Convenio sobre Diversidad Biológica el uso de los recursos genéticos, ya sean de plantas, animales o microorganismos, se refiere al proceso de investigación de sus propiedades benéficas y a su utilización para incrementar el conocimiento científico y comprensión o bien para el desarrollo de productos comerciales

Los recursos genéticos –ya sea de plantas, animales o microorganismos– pueden ser usados para diferentes fines (por ejemplo, la investigación básica o la comercialización de productos). Los usuarios de los recursos genéticos y/o conocimientos tradicionales asociados a los recursos genéticos incluyen institutos de investigación, universidades, colecciones ex situ, y las empresas privadas que operan en una amplia gama de sectores, incluyendo las industrias farmacéutica, biotecnológica, de semillas, de protección de cultivos, hortícola, de cosméticos y cuidado personal, de fragancias, de sabores, de productos botánicos, y de alimentos y bebidas.

Sin embargo, al igual que todos los recursos en el mundo, los recursos genéticos no están distribuidos de manera uniforme. Es más, las plantas, animales y microbios en los que se encuentran, a menudo conforman ecosistemas complejos y de equilibrio delicado, que pueden ser amenazados o puestos en peligro. A través del CDB y de su Protocolo de Nagoya, se busca que la forma de acceder a los recursos genéticos y la manera de distribuir los beneficios derivados de su utilización, permita crear incentivos para su conservación y uso sostenible, con la finalidad de alcanzar una economía más equitativa y que contribuya al desarrollo sostenible.