SEAM recuerda medidas que municipios deben adoptar a fin de evitar brotes epidémicos de dengue y chikungunya


La disposición final de todo tipo de residuos urbanos efectuada en forma indiscriminada a cielo abierto, en predios baldíos, a la vera de las rutas, así como en cauces pluviales, arroyos, ríos y lagos, son considerados generadores de problemas de salud pública y de contaminación ambiental, además de constituirse en criaderos de vectores biológicos propagadores de enfermedades, como dengue, chikungunya y zika.

Por ello, la gestión adecuada de la basura es tarea esencial para el combate a la proliferación de estas enfermedades, así como de la contaminación del agua, y donde los distintos municipios del país deben tomar medidas, a fin de salvaguardar a la población y evitar brotes epidémicos o altos índices de infestación larvaria.

Teniendo en cuenta tal situación, la SEAM ha contribuido estableciendo un procedimiento base que deben realizar las municipalidades, a fin de acompañar las tareas de prevención y combate a estas enfermedades que pudieran generarse como consecuencia.

En tal sentido, la SEAM determinó en su oportunidad que los municipios se encargarán de las medidas de mitigación de impactos ambientales para la salud humana (producidos por la falta de gestión adecuada de residuos sólidos urbanos y el procesamiento deficiente de desechos domiciliarios), a fin de aplacar la proliferación del mosquito transmisor de las enfermedades citadas. Entre tales medidas se encuentran las siguientes:

a. Las municipalidades de todo el país, dentro de su respectivo territorio, deben identificar los sitios de vertido inapropiado de los residuos sólidos urbanos (RSU) en botaderos a cielo abierto y, en especial, en sitios circundantes a recursos hídricos y proceder a la recolección, transporte y disposición final adecuada en vertederos que operen con criterios de relleno sanitario acordes con la normativa vigente, con licencia ambiental expedida por la SEAM.

b. De modo a controlar y exigir el almacenamiento adecuado de residuos e impedir la proliferación de los vectores en establecimientos comerciales, industriales u otros, los municipios deben disponer como medidas de mitigación de impactos ambientales para la salud humana producidos por la falta de gestión adecuada de los residuos, que los materiales reciclables segregados y los residuos peligrosos sean evacuados a los centros de acopio adecuados e identificados.

c. Para el caso de neumáticos en desuso, las municipalidades deben dar estricto cumplimiento a la Resolución 1078/11 “Por la cual se prohíbe la importación de neumáticos usados para su reutilización directa, sin previa remanufacturación”, que prohíbe la disposición final de neumáticos enteros en los rellenos sanitarios del país. Para el efecto, previo a la disposición final de los neumáticos en desuso dispuesto a cielo abierto, las municipalidades deben proceder a su disposición adecuada, hasta tanto se proceda a triturarlos.

d. Asimismo, cada municipio debe identificar los inmuebles y/o terrenos baldíos con malezas y residuos, y notificar por cualquier medio idóneo a los propietarios, poseedores u ocupantes precarios o no, a que procedan a su inmediata limpieza.

e. Bajo apercibimiento de ser considerado difusor de brotes epidémicos con las responsabilidades legales emergentes para estos casos.

Tales medidas se orientan tanto a la protección ambiental como de la salubridad pública, con motivo de los fenómenos climáticos que afectan al territorio nacional y, especialmente, atendiendo a la temporada veraniega que se inicia. 
Por lo tanto, la SEAM insta a todos los municipios del país a colaborar en la implementación de las medidas indicadas, a fin de contribuir a evitar la propagación del dengue, la chikungunya y zika, cuyo control resulta de vital trascendencia para la población.