SEAM recuerda que mercados municipales deben contar con Licencia Ambiental


Como parte de las tareas de control realizadas en el marco de la Declaración de Contingencia Ambiental decretada por la Secretaría del Ambiente (SEAM), se están verificando una importante cantidad de actividades impactantes en el medio ambiente y en la salud de las personas y que pueden contribuir a propagar la enfermedad del dengue en el territorio nacional.

Entre las actividades potencialmente riesgosas de propagación de este tipo de enfermedades se ubican los mercados municipales, los cuales por sus características deben contar con licencia ambiental.

Ello en razón que por imposición legal contenida en el Decreto N° 453/13 “Por la cual se reglamenta la Ley N° 294/93 “De Evaluación de Impacto Ambiental” y su modificatoria, la Ley N° 345/94 y se deroga el Decreto N° 14.281/93”, que en su Art. 2° Inciso a) Numeral 6º-n) dispone que los “Mercados de Abasto” deben presentar un Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) para la obtención de su correspondiente Declaración de Impacto Ambiental (licencia ambiental).

Esta disposición también atañe al funcionamiento de mercados municipales que operan en distintos distritos del país, y donde a partir de verificaciones realizadas por la SEAM se ha constatado que la mayoría de ellas no cuentan con la correspondiente licencia ambiental que adecue la actividad a las exigencias de control de sus impactos ambientales.

Asimismo, según la normativa vigente en materia de evaluación de impacto ambiental, la licencia ambiental constituye requisito previo para el otorgamiento de autorizaciones de “Otros Organismos Públicos” en particular las habilitaciones MUNICIPALES.

Del mismo modo, la normativa vigente en materia de residuos (Ley Nº 3.956/09) determina en su Art. 33 referido a las “Prohibiciones”, que la quema o incineración y la “disposición de residuos sólidos a cielo abierto” o en los lugares de disposición final que no sean relleno sanitario se encuentra prohibida, lo que condiciona a la gestión de los residuos que puedan generarse como en este tipo de actividades con motivo de su funcionamiento.

Atendiendo a la contingencia ambiental decretada a consecuencia de la alerte epidemiológica emitida por el Ministerio de Salud Pública, y atendiendo a las carencias técnicas en determinados Municipios, es que la observancia de las obligaciones contenidas en las normativas vigentes resalta por su importancia, principalmente por la incidencia que pudieran tener en cuanto a propagación de vectores.

Asimismo, y ante la necesidad de encarar acciones más efectivas para para hacer frente a la lucha contra el dengue en todo el país, al tiempo de mencionar las obligaciones de referencia, la SEAM también recuerda a las Municipalidades la obligación de arbitrar mecanismos para que los Mercados de abasto y en particular los municipales, cumplan con las obligaciones en la materia, prohibiendo la instalación o la operación de mercados o adecuándolos cuando estas funcionen sin cumplir con las obligaciones en materia de impacto ambiental.

>> Sobre los impactos de los Mercados de Abasto

Entre los impactos asociados a los mercados municipales de abasto y similares, pueden mencionarse la generación y disposición de efluentes (derivados de limpieza y sanitarios), generación de residuos provenientes de envases (cajas de cartón y madera, bolsas plásticas; residuos biodegradables como restos de comida y otros asimilables a los residuos sólidos urbanos, que se constituyen en sustratos de vectores tales como “moscas”, “mosquitos” cucarachas y roedores, que sin control pueden proliferar en gran cantidad alterando negativamente el medio antropogénico promoviendo la propagación de enfermedades como el “dengue”; además la descomposición orgánica natural de dichos residuos emite olores desagradables.

Asimismo, los lixiviados generados por la descomposición de estos residuos sólidos pueden alterar negativamente la calidad de las aguas superficiales por arrastre pluvial y las subterráneas por percolación. También se genera la emisión de gases (gases de escape de los vehículos de los clientes y proveedores, que acuden al lugar), olores (provenientes de la descomposición de residuos sólidos que causan olores nauseabundos); riesgos en la seguridad ocupacional (riesgos de ocurrencia de incendios por explosión de garrafas del área de comidas o por corto circuito por manipuleo de cables por personas no idóneas), riesgos de contaminación de los productos ofertados, entre otros.

Debido a lo anterior, los mercados de abasto requieren contar con un “Plan de Gestión Ambiental” a los efectos de llevar adelante el emprendimiento con la menor alteración posible de los recursos naturales de forma a mitigar, compensar, o atenuar los posibles impactos negativos, y potenciar los impactos positivos que se generarían con la puesta en marcha de este tipo de proyectos.

Por dicho motivo, la SEAM recuerda que se encuentra prohibida terminantemente, tanto para personas físicas como jurídicas, la realización de obras o actividades que requieran contar con licenciamiento ambiental previo para su instalación o funcionamiento, sin cumplir con este requisito.