Los incentivos del comercio ilegal de sustancias que agotan la Capa de Ozono

Toda sustancia, al ser prohibida, genera un mercado negro potencial del que las sustancias que agotan la capa de ozono (SAOS) no están exentas. A medida que disminuye la oferta legal de un producto, aumenta su precio, lo que crea excelente oportunidades comerciales para los traficantes.

La ironía de la situación está en que la demanda de las SAOS prohibidas no tiene su origen en la carencia de productos de sustitución; estos han demostrado ser más baratos. Más bien, la demanda proviene del costo relativamente elevado de adaptar o sustituir la maquina que funciona con SAOS.

El aumento del mercado negro de los clorofluorocarbonos (CFC) y halones se ha dado a partir de los años 90, los productos ilícitos representan el 15% del comercio mundial de los CFC.

 

¿Por qué surgió este mercado negro a nivel mundial?

 

Cuando los gobiernos prohíben la producción o el uso de una sustancia, siempre que los productos sustitutivos sean más caros, se desarrolla un mercado negro. En el caso del Protocolo de Montreal, muchos de los sustitutos de las SAOS no han resultados ser más costosos; de hecho, no solo estas sustancias son inocuas para el ozono, sino que además resultan a menudo más eficaces y baratas. Estos es particularmente cierto en lo que respecta a los solventes y aerosoles, aunque un poco menos en cuanto a las espumas. No obstante, en el sector de la refrigeración, la climatización y los extintores de incendios si existen mayores incentivos para el contrabando.

Aunque los productos de sustitución en sí mismos no resultan más caros, con frecuencia es necesario adaptar los equipos o reemplazarlos del todo, a fin de que puedan usar dichas sustancias.

De manera de que aun existen alicientes para seguir usando las SAOS y estos incentivos seguirán actuando hasta que todos los equipos que las emplean se hayan reemplazados por maquinas y nuevas tecnologías, capaces de funcionar con sustitutos.

Sin embargo la disponibilidad de SAOS en el mercado negro contribuye a retrasar el proceso de sustitución, ya que extiende la vida útil de los equipos antiguos utilizando SAOS. Si bien hasta ahora el tráfico ilícito se realiza sobre todo con CFC y halones, a medida que se aproximan los plazos para la erradicación hidroclorofluorocarbonos (HCFC), puede predecirse que el comercio ilegal de estas sustancias va a desarrollarse de modo análogo.